Matronas Ingobernables de Mesoamérica

Recordamos el primer Encuentro Internacional de Matronas Ingobernables de Mesoamérica

Escrito el 30 de noviembre del 2023, por Jessica Agila Tene.

Es una afirmación al poder acogiente y transformador de las maternidades revolucionarias, valientes y protagonistas de su propia historia. Desde el provocador Taller de sexo oral para mamás ingobernables, madres activistas LGBTIQ+ de Mesoamérica nos desafían a cambiar la visión tradicional de la menopausia. Ellas rompen mitos y silencios, hacen teatro, danza, cocinan libres de sufrimiento animal, colectivizan, sanan y nos regalan claves para una Plenopausia Ingobernable. Hasta ahora se han realizado cinco encuentros de Matronas Ingobernables en Colombia, donde madres y activistas diversas tejen esta revolución amorosa de reconocimiento, agradecimiento, sanación y reivindicación del rol de madres diversas que apoyan las luchas y procesos de sus hijes.

Así es como en mayo del 2023, “Planeta Colibrí, la casa del amor propio” nos recibió con toda su magia a cada una de las Matronas Ingobernables, quienes desde sus hogares en Cuba, Costa Rica, Honduras, Panamá, México, Ecuador y Argentina, nos rifamos para Colombia a obtener descanso, goce, aprendizaje y reflexión. Posibilitando prácticas cotidianas de intercambio de saberes y sentires orientados al autocuidado, aceptación y generación de otras formas de sanación que aporten al afrontamiento de nuevas edades y cambios, ¡porque ya nos toca levantarnos la falda, porque ya estamos en edad de merecer!.

En el primer Encuentro Internacional Matronas Ingobernables de Mesoamérica, fuimos creando puntos de encuentro en las historias de la otra, a través de sus textos de presentación y fotografías, creando un importante sentido de reconocimiento al escuchar la historia propia en otra voz. Se hizo presente lo poderoso de cada camino, la vulnerabilidad que nos permitimos al contar nuestra historia y la caída de los temores al dejar que otras las conozcan. Dicen que sus historias no fueron fáciles: “muchas veces se sintió como salir de hoyos personales y luchar por defender a sus hijas” comenta Paty y Manine complementa “no se me ocurriría otra cosa que no fuera apoyarle”; para otras matronas, la aceptación de sus hijxs diversos fue dura por la falta de educación como cuenta Carmita: “me sensibilizó tanto (descubrir que mi hija era lesbiana) porque desconocía, ahora la celebro, porque el amor de madre cambia el mundo”.

Sin duda, como Matronas, tenemos historias tan poderosas como ingobernables. Al dar soltura a nuestra creatividad, tomar el tiempo necesario para recordarnos y abrazar la memoria de nuestros dolores y sanaciones, encontramos amorosas confidencias respecto al uso de la plastilina entre nuestras manos, gracias a la capacidad creativa para llenar de significado a los colores, formas y tamaños. Juntas, pudimos ver cómo las historias individuales, aunque en algunos casos muy dolorosas, también estaban enlazadas con esperanza y motivaron aprendizajes intergeneracionales respecto a los procesos de salud, menopausia, placer, neurodivergencias, maternidades, sexualidades, opresiones, sanaciones y muchas rebeldías. Sentimos la necesidad de abrazarnos, llorar y acompañarnos creando nuestra canción colectiva al entonar las vocales del nombre de cada une. La sintonía del sonido acompañado del cántico de pajarillos en Colibrí, vibró con su efecto sanador en cada una de las Matronas.

Nos hicimos de las herramientas del teatro para llevarnos a profundizar en ese cuento de la menopausia, es así que Cabaret al Borde llegó a poner en escena las cuerpas, los tiempos, los ritmos y las velocidades para sostener a la compañera y compañere. Los colores, disfraces, musicalidad y la improvisación activaron la imaginación de las Matronas, que en círculos artísticos reflexionamos sobre las creencias y prejuicios con los que crecemos sobre la menopausia y su relación con nuestra salud, lo que nos dice la sociedad, la familia, los medios de comunicación, la sexualidad y las parejas; y finalmente desvelar las verdades y mentiras.

Entonces: Descalzonadas al Borde, nos presentó una entrevista en un programa de radio sobre la menopausia desde el disfrute en la soltería y emparejada con un hombre trans. Las Toras, hicieron despliegue de performance con una canción inédita de celebración a la menopausia y Atrevidas al Borde, nos mostró cómo es una atención amable e integral a las personas menopáusicas en el “Centro médico Amor”. 

En muchas Matronas la referente sobre la menopausia fue la madre, así como lo dice Trix: “Me tocó ser la última hija, así que mi madre estaba en su menopausia. En un principio rechazaba la menopausia porque al inicio todo eran quejas. Sin embargo, no quise pasarle esa herencia a mi hija”.

Para otras matronas el encuentro fue un espacio para desafíar el mito de la edad de la menopausia: “Es un mito que la menopausia pasa siempre a cierta edad, yo soy relativamente joven y me pasa que cuando lo digo la gente no me cree, me cuestiona, tengo que decir que un médico lo diagnosticó. Claro que también hay factores importantes que pueden acelerar la menopausia como la menstruación muy joven y los embarazos múltiples”, dice Kathe y lo complementa con el siguiente testimonio: “Llegar a la menopausia no es llegar a la vejez, ni siquiera es llegar, es que ¡ya estamos! Nos toca desafiar esa connotación hegemónica de la vejez. ¡Celebremos la plenopausia!”. 

También recibimos una invitación a la alegría. Ariane Meireles desde Brasil, nos presentó a las IALODÊS, taller de danza afrobrasileña, inspirada en los saberes ancestrales y los movimientos de las fuerzas de la naturaleza dominados por las mujeres Orixás (Ialodês). El taller de danza afrobrasileña propuso una experiencia corporal vibrante, cálida, creativa e ingobernable. 

La cocina también fue un momento pedagógico, donde aprendimos sobre la filosofía ayurveda o «ciencia de la vida». Aprendimos a reconocer nuestros rasgos, identificarnos y reconocernos en los elementos, también conocimos cómo la comida ayurveda puede alimentarnos, sanarnos y ser nuestro motivador para traer momentos de calma o movimiento, según lo que requiramos. 

Los momento que más recordaban las Matronas fueron las curvas y paisajes del camino para llegar hasta Planeta Colibrí, la comida libre de sufrimiento animal, los momentos de baile para reconocer el espacio y reconocer a les otres, a las Matronas, las historias de cada una expresadas en el tendedero, los momentos para conocer, las actividades que íbamos a realizar, el trabajo de modelado como momento de reflexión interna, los muchos espacios de socialización y las conversaciones amorosas sobre menopausia. La compañía de las plantas de poder y lxs animales, y la risa como hilo conductor. 

Matronas Ingobernables atentas a la misoginia

“Se piensa que todo esto es cosas de mujeres, nos culpan de muchas cosas y nosotras nos agarramos a solucionar todos los problemas de los demás pero a nosotras no nos cuidan. Ahora tengo más control de mi vida. Compartir lo que sabemos nos hace colectivamente más fuertes. Antes nos psiquiatrizaban, nos llamaban histéricas y paradójicamente nos curaban con vibradores”, comenta Manine. 

Es importante normalizar lo que nos está pasando, hablarlo sin vergüenza, aceptar los cambios, calores, sudores y olores que vienen con la Plenopausia. “Debemos aceptar que hay cosas que se pierden y otras que se ganan, tiene que ver con la tranquilidad. Antes algunas cosas eran una tragedia y ahora me valen. El mundo está centrado en lo que perdemos y no en lo que ganamos. Hay menos pudor, menos vergüenza. Yo pasé mi menopausia sin patologizarme, no fui al médico. La verdad es que los orgasmos mejoran. Me decían que iba a quedar seca, que me iba a doler pero yo he sentido más libertad de explorar y despertar el fuego vaginal”, dice Rosa. 

Pedagogizando, colectivizando, rompiendo el mandato de sufrir en silencio

En palabras de Ivana: “a mí me sorprendió mucho que en mi entorno de amigas cercanas no lo habíamos hablado nunca, fue cuando yo puse el tema que las demás contaron lo que habían vivido solas, estábamos sufriendo solas”.

Es importante compartir nuestros saberes y experiencias, como lo dice Rosa: “Estamos creando contenido para que cuando las otras lleguen a la menopausia tengan información. Hay que colectivizar la menopausia para que la familia y la gente del entorno sepa cómo estás y hacer que la menopausia sea algo importante, es misógino ridiculizarla. La clave es expresarlo, hablarlo, ¡que se jodan!. Liberarnos, tiene que ver con disfrutar el cuerpo de otra manera. Revelarnos de la imposición del no disfrute sexual. Tenemos ventajas que la menopausia nos da, nuestro cuerpo ha ganado experiencia y ahora podemos pedir y exigir lo que deseamos”. 

Aquí compartimos algunas herramientas para disfurtar la menopausia

8 Claves para una Plenopausia Ingobernable 

  1. Voy a sacarlo todo afuera, como la primavera.
  2. Como Matrona, enseño a mis hijes a hablar de la menopausia
  3. La acepto, la celebro.
  4. Me permito decir lo que no me gusta de esta etapa y aprender de ella.
  5. Enriquezco mi salud mental para no depender de medicamentos.
  6. Me pongo como prioridad: si me siento deprimida y quiero estar en la cama, me lo permito.
  7. Mi lema “que la calentura no se quite con la ducha”.
  8. Canto a todo pulmón el himno de Las Toras.

Las Matronas dicen que es importante hablar de menopausia y la maternidad para romper con la competencia y la crítica entre mujeres, para ser compañeras y apoyarnos. También recuperar la libertad para plantearnos de nuevo la vida, cómo quieres vivirla y generar confianza que nos permita compartirnos de formas de no hubiera sido posible. Transformarnos y vernos desde la ancestralidad, el buen humor, el cariño. Senbilizarnos las unes a las otras, permitir mirarnos de verdad y que nos guste mirarnos. Compartir los saberes en un espacio que no es meramente de intelectualidad, ni para medir a nadie. Desde un espacio disfrutable, recuperar nuestro poder.

Un llamado a la financiación para entender y apoyar más encuentros de Matronas Ingobernables por el mundo

En palabras de las Matronas:

“Necesitamos estos espacios, porque necesitamos sentirnos seguras, a salvo de prejuicios, críticas o amenazas. Otros espacios están llenos de mamás pero son espacios enfocados a sostener el rol tradicional de las mujeres, para que no te reveles, para que obedezcas”.

“Para las organizaciones de padres y madres de hijes LGBTIQ+ es valioso encontrar otras madres haciendo activismo, somos 140 familias en Costa Rica y somos un punto de referencia hacia otros grupos en Mesoamérica. Vamos inventando sobre la marcha y conectar con la experiencia de las Matronas Ingobernables es valioso para nosotrxs. Muchas veces la discriminación que viven los hijes se transfiere a las familias y terminan siendo señalados y solitarios; hace falta estas redes”.

Agradecemos a cada une de las Matronas, por haberse medido al Encuentro y llevar la idea para sus países y comunidades. Gracias por seguir fortaleciendo esta red maravillosa que se ha construido entre profesoras, cocineras, trabajadoras sexuales, mujeres en radio y el arte, desde los espacios de cada una. Gracias a todes por su risa, su voz. Gracias por la disposición, por arriesgarse a experimentar, a jugar, a ser libres. Esta red no termina, seguimos juntxs a través del chat, las llamadas y la defensa de los derechos humanos.

Nos Apoyan

EN PT ES